Salud

Cómo ayudar a pasar la cuarentena a los más chicos de la familia

La especialista en primera infancia, Vanesa Valle, compartió tips para entender y acompañar a los niños de entre seis meses y tres años afectados por el encierro.

Berrinches, desvelos y revoleo de juguetes pueden ser los comportamientos de los niños durante este periodo de cuarentena por el coronavirus. Paciencia e inquietud por saber qué les pasa es lo que se aconseja para llevar, de la mejor manera, este periodo.

LM Neuquén dialogó con Vanesa Valle, licenciada en Psicomotricidad Educativa con formación de la pedagogía Pikler y quien trabaja en la ciudad acompañando en una crianza respetuosa a las familias con bebés de seis meses a tres años.

“Poco estamos reflexionando sobre qué les pasa a los niños de edades tempranas, quienes no pueden comunicar lo que sienten a través del lenguaje hablado durante este tiempo de cuarentena por el coronavirus”, evaluó la especialista.

En caso de que el niño o la niña tire los juguetes, es importante comunicarse con el pequeño, preguntarle si está enojado y explicarle que también a los grandes les gustaría salir aunque todos deben quedarse en casa y cumplir con la cuarentena.

Según explicó Valle pueden aparecer algunos indicadores a los que hay que prestar atención: que se despierten con frecuencia por la noche; que tengan algunos miedos; y si ya controlaban esfínteres, que haya un retroceso. “Esto nos indica que ellos no la están pasando muy bien”, indicó.

“Todo va a pasar y seguramente si uno acompaña desde el amor va a salir adelante y no va a pasar mucho más. Pero es importante concentrarnos y saber que a ellos también les pasan cosas por más que no lo digan a través de la palabra”, manifestó.

Pero Valle no quiere retar a nadie, sino dar consejos, guiar a los padres y las familias para que todos los que pasan la cuarentena en casa se cuiden del coronavirus.

“Estas manifestaciones que hacen los niños y niñas son por no poder transmitir verbalmente y por lo tanto lo expresan a través de la acción, pasan al acto. Por eso es que pienso que tenemos que estar atentos los adultos que acompañamos a estos niños a que a ellos también les pasa lo mismo que a nosotros de querer salir, poder estar al aire libre, estar con otros niños de sus edades, los que iban al jardín encontrarse con sus amigos, y con sus seños”, describió.

Valle pone énfasis es poder observar más a los niños pequeños y ver qué nos dicen a través de estos gestos, de estas manifestaciones corporales para poder entenderlos.

Quizás al principio del aislamiento, muchos pequeños estaban contentos de tener a sus papás y mamás con ellos todo el día en casa. Pero con el correr de los días de cuarentena ellos también se cansan y empiezan a extrañar sus antiguas rutinas.

Si bien no todos tienen casas con patios como para poder moverse, los impulsos de los niños son por saltar, correr y jugar.

“Es importante darles la posibilidad de que se puedan manifestar durante esta cuarentena. Podemos preparar espacios lúdicos, con juguetes sencillos, y abiertos, objetos como compoteras, tuppers, cucharitas, pelotitas, juguetes que dan posibilidades de exploración, que son juguetes que no aburren”, aconsejó la especialista.

Valle destacó que hay que permitir a los niños y niñas que tengan momentos libres con sus juegos y que no sean siempre actividades propuestas por los adultos.

“En donde sí debemos poner mucho énfasis es en los cuidados cotidianos. Los baños, la comida. Entablar una relación, una conexión, un vínculo, una charla”, apuntó la licenciada en Psicomotricidad Educativa con formación Pikleriana.

Otra de las propuestas para contener a los niños durante la cuarentena por el coronavirus es incluir en su espacio de juego a los barbijos, u otros objetos que ahora se usan con frecuencia.

“Es importante que ellos los puedan explorar en este lugar de juego. Es difícil que se los pongan, pero quizás necesiten utilizarlos y se convierta en parte de la vestimenta y por eso lo mejor es que ya estén familiarizados”, explicó.

Además, destacó: “Es importante tener en cuenta la anticipación, poder hablar con ellos y decirles lo que pasa, porqué no podemos salir, poner las palabras correctas y verdaderas, no mentirles en el discurso”.

Y prepararlos para cuando tengan que salir a la calle, que sepan que ahora tienen que lavar sus manos más seguido, que quizás se tengan que ponerse el barbijo, que van a poder salir un ratito y volver rápido a casa. Para que ellos vayan procesando esa información.

“Las familias tienen que saber que quizás cuando sea el momento de salir no quieran hacerlo, o que hagan media cuadra y quieran volver a casa. Ellos también se tienen que readaptar, así que hay que respetar sus decisiones, y no obligarlos y de a poco volver a readaptarse”, explicó la especialista en primera infancia.

gonzalesg@lmneuquen.com.ar

Show More

Related Articles

Back to top button
Close