Provinciales

En plena batalla, Gutiérrez toma medidas pensando en el día después

El “toque de queda” de los domingos es un anticipo de lo que se viene.

 Es cierto que aún falta lo peor pero las comparaciones con experiencias en otros países indican que nuestro país, o sea nosotros, llevamos bastante bien la transición que va desde el tiempo del primer infectado hasta que el contacto logra el status de comunitario. El apuro del presidente Alberto Fernández por declarar la cuarentena, primero, y el aislamiento social obligatorio, después, tuvo como objetivo enseñarnos a todos sobre la gravedad del asunto y que había que prepararse para lo peor. Mientras tanto, el gobierno nacional, los de provincias y comunales fueron armando la logística para profundizar la guerra contra el COVID 19. Fue así como la última semana circularon imágenes de grandes salones o galpones comunitarios convertidos en centros de atención hospitalaria. Cientos de camas ordenadas y arropadas son la foto de lo que está por venir. Una batalla, de 30 días ininterrumpidos, al todo o nada.

Estamos mucho mejor que hace 10 días. El aislamiento dio resultados. Ahora hay que poner en caja a los que no toman conciencia de la necesidad de cumplir con el encierro. Para ellos vendrán medidas drásticas. En Neuquén, el “virtual” toque de queda del domingo es una muestra de lo que se viene no solo en nuestra provincia, sino también a nivel nacional. Medidas efectivas e inmediatas, el virus maldito no descansa. No nos da tregua. Cada uno de los nuestros que no cumpla con el aislamiento se convierte en un aliado del Coronavirus. Son jugadores que patean para el equipo contrario. Por eso es muy importante contar con muchos jugadores y pocos capitanes. Y en ese rango la capitanía debe estar en manos de gente con liderazgo y mucho carácter. Estamos ante el inicio de la gran batalla. Los ejemplos de capitanes ausentes o descuidados los encontramos si recorremos parte del territorio de nuestro país. Neuquén está ante el desafío de mantener a raya al virus maldito. Depende de nuestros capitanes y el esfuerzo nuestro, los jugadores.

Diagnóstico y mangazo

Por estos días comienzan a incluirse, en agenda, temas que parecen importantes pero no prioritarios. Todos los sectores movilizadores de la economía salieron a advertir sobre las consecuencias de la parálisis económica que ocasionó la cuarentena y el aislamiento obligatorio. Los grandes inversores también han dado cuenta del impacto. Sin ir más lejos el grupo Techint, el último fin de semana anunció el despido de 1.400 empleados del sector de la construcción. Conocida la noticia, todos salieron a criticar la decisión del grupo que lidera Paolo Rocca. Las proyecciones, del actual proceso, indican que de aquí a agosto habrá muchos otros empresarios y pequeños comerciantes que tendrán que imitar la decisión del Zar del Grupo Techint. Otros, lamentablemente, deberán cerrar sus puertas. Es la realidad que nos marca el ahora. Está en cada uno de nosotros como asimilamos el proceso en marcha y de qué manera nos preparamos para enfrentarlo.

El día después

Desde el gobierno nacional, algunos actores ya están trabajando en lo que vendrá después del aislamiento social. Evalúan las formas de poner en funcionamiento a distintos sectores de la economía. Capital Federal y provincia de Buenos Aires son las que están sufriendo el mayor impacto de contagio y por ende serán las zonas que sufrirán mucha más demora en reactivarse. Las consecuencias hoy son inimaginables. Se analiza un plan de contención de las zonas más afectadas por el virus de la ciudad de Buenos Aires y del conurbano bonaerense. Se habla de aislamientos obligatorios preventivos delimitados por zonas. Graficándolo de alguna manera, se piensa en acorralar al virus en cada lugar en donde manifieste mayor presencia. De un asilamiento general pasaríamos a uno por zonas. Es la propuesta que en las últimas horas le acercaron a Alberto Fernández para poder comenzar a insinuar síntomas de reactivación de la economía. En este esquema la provincia de Neuquén toma un valor estratégico. No es casual el virtual toque de queda de los domingos declarado por Gutiérrez este último fin de semana. Fernández pretende que Neuquén mantenga a raya el nivel de contagio para que paulatinamente vaya saliendo del aislamiento hasta lograr reactivar su economía y la actividad hidrocarburífera. En la misma situación se encuentra Chubut. La iniciativa está incluida en los borradores que el presidente analiza en Olivos y que podrían ser parte de los nuevos anuncios que realizará a la brevedad.

Los nuevos carenciados

En la ciudad de Neuquén, por estas horas, se analiza avanzar sobre las barriadas que se muestran más rebeldes en acatar la orden de aislamiento obligatorio. Se comenta que parte del gran oeste estaría bajo la lupa de las autoridades y que de no revertir la “rebeldía” se iría hacia un aislamiento total y permanente. Una virtual zona de exclusión.

Se va marzo y en lo económico nos dejará 30 días para el olvido. La parálisis hizo que estemos ante una nueva clase social demandante: cientos de miles de monotributistas y jornaleros no registrados son hoy la preocupación del gobierno nacional y las administraciones provinciales. No hay números pero sí porcentajes estimados. Los nuevos desprotegidos engrosaron en un 30% el padrón de beneficiarios que cada mes reciben módulos alimentarios. En Neuquén se habla de unas 9 mil personas, por el momento la situación parece estar bajo control. Los módulos alimentarios se reparten sin demoras y llega a todo aquel que lo necesita. Por otro lado operadores del área social siguen atentamente el proceso de contención alimentaria de los “nuevos” carenciados.

Como lo anticipáramos en la columna de la semana pasada, la Legislatura Provincial le aprobó a Gutiérrez la ley que declara la Emergencia Sanitaria en toda la provincia. También obtuvo el respaldo para un nuevo endeudamiento. El pedido era por 100 millones de dólares y termino cediendo por una cifra mayor. La presión de los legisladores de la oposición y de muchos intendentes que operaron a instancias de algunos diputados provinciales hizo que el monto para tomar créditos se incrementara en un 40%. Los 40 millones de dólares que se sumaron a los 100 originarios serán repartidos entre el conjunto de las intendencias. La solución fue salomónica y ya nadie habla ni insinúa sobre quién y cómo se va a controlar la utilización y destino de dichos recursos. Vicios que trae consigo la política y que no modifica ni ante las exigencias de estos tiempos.

 

Fuente mejor informado

Show More

Related Articles

Back to top button
Close