Provinciales

Gutiérrez busca blindar el Tesoro ante la emergencia sanitaria y económica

La pandemia del coronavirus representa en estos días un enorme desafío para los gobiernos del mundo, pues a las respuestas que demanda la situación sanitaria, se le agrega en paralelo la necesidad de responder con medidas para una economía que rápidamente va mostrando los signos del deterioro. En Argentina, el tema fue motivo de evaluación en la Quinta de Olivos, este sábado. En Neuquén, el gobierno anticipó la semana pasada un proyecto de ley de emergencia que incluye el aval para tomar 100 millones de dólares, que necesitará Omar Gutiérrez para atender la contingencia sanitaria, social y financiera este año. La Legislatura iba a tratarlo el viernes pasado, pero no estaban garantizados los votos suficientes. Se tratará esta semana.

A la hora que se escribe esta editorial, había 304.526 infectados en el mundo, y habían muerto 12.973 personas. Del total de infectados, se habían recuperado del impacto del virus 91.676. El país con mayor proporción de contagios y muertes era Italia. En Argentina, las autoridades sanitarias habían informado un total de 158 casos de infectados, y cuatro muertes. Del total de infectados, dos eran neuquinos, uno de los cuales estaba internado en la provincia de Buenos Aires.

Todos los esfuerzos se aplicaban al cumplimiento de la cuarentena: había habido ya unos 3.200 detenidos en el país por infringir alguna de las restricciones impuestas por el Aislamiento Social Preventivo Obligatorio (ASPO). El gobierno se permitió amenazar con la declaración del Estado de Sitio, tal vez para conseguir una mayor disciplina social. El gran temor es a los desbordes en el conurbano bonaerense. Allí donde la concentración de personas es mayor que en cualquier otro lugar del país, y la situación económica dista mucho de ser buena.

En Neuquén, se habían producido solo dos detenciones, que se pusieron a disposición de la justicia, mientras eran devueltos, esas dos personas, a sus hogares, para cumplir la cuarentena. Una de estas infractoras fue detenida en Las Ovejas, tras retornar de Chile y no cumplir el aislamiento. La otra fue demorada en la capital neuquina, en Toma Norte. También había viajado desde Chile.

En el contexto de la cuarentena y su acatamiento mayoritario, el problema que comienza a evidenciarse ya con pruebas concretas es el de la economía. Hubo enojos este sábado, pues mucha gente fue a abastecerse a los supermercados y se encontró con notorias remarcaciones de precios, a pesar del anuncio del listado de precios máximos que había impuesto el gobierno nacional. A nadie le sobra la plata, y mucho menos a quienes revistan en la economía informal o en el monotributo, y dependen del trabajo diario para subsistir. Hay que tener en cuenta un dato escalofriante, que toma mayor dimensión en esta coyuntura: el 40 por ciento de los trabajadores argentinos está en la informalidad. Sin protección. Sin garantías.

El gobierno neuquino necesitará esos 100 millones de dólares que solicita aprueben los diputados. El Estado venía ya en un contexto de reducción de ingresos y aumento de gastos. La pandemia empeora el cuadro, y le agrega un ingrediente clave: el desamparo de quienes no están protegidos directamente por el Estado. Hay una casi infinita gama de situaciones empresarias que irán estallando rápidamente. Por el paro económico: pequeñas y medianas empresas, pero también individuos. En concreto, Omar Gutiérrez necesitará esos millones no solo para reforzar el Tesoro en un momento bravo, sino para atender situaciones sociales que vayan emergiendo de las consecuencias del paro en la actividad económica de la provincia.

El miércoles 25, pues, a partir de las 20 horas, se jugará ese partido transcendente para el Ejecutivo, como para usar una figura al estilo de las utilizadas por Gutiérrez. El proyecto es de emergencia ante la pandemia. Podría ser modificado, enriquecido. Es probable, porque la situación es muy dinámica, y siempre urgente. La contingencia supera cualquier especulación sobre el futuro. Es un presente demandante y activo, y cada hora, cada minuto, cuenta. Tanto para las decisiones, que pasan inmediatamente al rubro pasado, como para lo que vendrá.

En la intimidad de cada corazón político, se sabe -nunca se confesará- que, si se resuelve bien este presente, se saldrá fortalecido. Y que, si hay algún error grueso, el panorama se llenará de sombras. La adrenalina corre a raudales por las venas políticas neuquinas, mientras la ominosa presencia de la peste oscila entre la heroicidad doméstica y el miedo más espantoso.

Rubén Boggi

diarimenteneuquen

Show More

Related Articles

Back to top button
Close