lunes, marzo 4, 2024
InicioNoticias NacionalesDolarización en Argentina: ¿es la solución? Ventajas y desventajas

Dolarización en Argentina: ¿es la solución? Ventajas y desventajas

El contador Fernando Schpoliansky brindó algunos datos para entender qué implica dolarizar la economía. De acuerdo con los números macroeconómicos, da que el tipo de cambio al que «habría que hacer la dolarización ascendería hoy entre $2280 y $10.000».

La adopción del dólar como moneda de curso legal volvió a meterse en el debate público argentino, consecuencia de las persistentes tasas de inflación y las recetas fallidas para controlar el precio de la moneda extranjera. Cada vez que un país de América Latina atraviesa una crisis cambiaria por la falta de confianza en sus monedas, la dolarización aparece como un recurso de salvataje mágico.

El peso dejó de ser moneda hace tiempo, porque casi nadie lo toma como reserva de valor y en el transcurso pierde la función de pago en las grandes transacciones, principalmente inmobiliarias y compraventa de autos usados.

El antecedente más parecido en Argentina es el régimen de convertibilidad, el modelo de caja de conversiones impulsado por el ministro Domingo Cavallo en la década de los noventa. La convertibilidad logró estabilizar el valor de la moneda por una década, pero las crisis de México de 1995 y de 2001 en Argentina mostraron las limitaciones del sistema. Si este fracasó, a un alto costo social, por su falta de flexibilidad y adaptación, tengamos en cuenta que la dolarización implica más rigidez al perder el total control de la política económica.

Dolarizar implica abandonar el peso y tomar en este caso al dólar como moneda de referencia. Es el proceso por el cual un país adopta, de manera oficial o extraoficial, la moneda estadounidense para su uso en transacciones económicas dentro del país, según advierte la definición más académica. Y agrega: «En este caso, se trata de un tipo de sustitución de moneda, la divisa extranjera estadounidense reemplaza a la moneda nacional (curso legal) en todas sus funciones (reserva de valor, unidad de cuenta, medio de pago). Puede adoptarse como de curso legal exclusiva o predominante, perdiendo o cediendo parte de soberanía monetaria».

La convertibilidad de Domingo Cavallo es lo más parecido a una dolarización. Fuente: (Facebook).

Cabe señalar que hay dos formas de dolarizar: una con aval de Estados Unidos y otra sin autorización, como sucedió en Ecuador. De no tener el guiño de EEUU, el flujo de la balanza comercial debería ser superavitario para mantener el equilibrio a lo largo del tiempo. De lo contrario, el país norteamericano debería tener en cuenta a la Argentina para sostener el nivel monetario. Esto sucede con naciones de ínfimo peso económico no comparables a la dinámica de nuestro país, como islas del Caribe, que funcionan como territorios no incorporados al gigante del norte.

 

Ventajas y desventajas

Los diversos planes de estabilización llevados a cabo por distintos gobiernos de nuestro país han fallado sistemáticamente. El mayor problema para poder lograr estabilidad monetaria es que Argentina es un país bimonetario. Esto quiere decir que los ciudadanos confían en una sola moneda, el dólar norteamericano, pero están obligados a usar el peso, lo que genera una «dolarización de hecho».

Quienes están a favor de la dolarización aseguran que la inflación se reduciría de forma inmediata, se expandiría el crédito hipotecario y se convergería a la estabilidad fiscal y financiera por la imposibilidad de provocar shocks en la política monetaria.

Los defensores de la dolarización aseguran que frenaría la inflación. Fuente: (Instagram).

La transición derivaría en que el tipo de cambio de conversión entre el peso y el dólar de los Estados Unidos sería igual al cociente entre los pasivos monetarios y no monetarios del Banco Central y las Reservas Internacionales.

En ese ejercicio teórico, se considera que si se divide la cantidad de pesos en la economía y los pasivos remunerados del Banco Central por las reservas internacionales del Banco Central da que el tipo de cambio al que habría que hacer la dolarización ascendería hoy entre $2280 y $10.000 por dólar, dependiendo del total del pasivo del BCRA que tomes.

Implica una devaluación muy significativa y una licuación de salarios y jubilaciones, lo que derivaría en un nivel de pobreza mucho más alto y podría causar un gran problema social. Esto requeriría una gran asistencia por parte del Estado y podría aumentar el déficit fiscal, incluso en niveles más altos que los de ahora. Además de frenar el crecimiento económico y dejar a la Argentina en una situación de vulnerabilidad externa absoluta, pasaríamos a depender de la política monetaria de la reserva federal de los Estados Unidos.

Una dolarización provocaría una significativa devaluación de las jubilaciones. Fuente: (Anses).

Otro tema es la dependencia de Argentina de las exportaciones. Si se adopta el dólar como moneda oficial, se corre el riesgo de que el país pierda el control sobre su política monetaria y fiscal, lo que podría afectar la capacidad para manejar su economía de manera efectiva. Además, al adoptar una moneda extranjera, se pierde la facultad de ajustar el tipo de cambio en función de las necesidades económicas del país.

Dolarizar no resuelve el crónico déficit fiscal. Que el Estado no pueda apelar a la emisión monetaria para financiarse no impide que gaste por encima de sus ingresos y cubra las diferencias con préstamos, retrasando pagos a proveedores o acumulando juicios. También, está latente, como ocurrió varias veces en el pasado, la alternativa de que las provincias emitan cuasi monedas para cubrir sus desequilibrios.

minutonqn

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments